La imagen tiene un atributo ALT vacío; su nombre de archivo es funetopic.png

Un carpetazo. En general acabar una serie es una celebración, fiesta, botellón, relajación general… Pero esto es Danward y aquí la pereza campea y en vez de fiesta, pues ya miramos al siguiente proyecto que va a durar más que la vida de la reina de Inglaterra… De hecho ya lo hemos comenzado… lento, pero seguro. Tarde sí, mas da igual… nuestros fidelísimos ya están acostumbrados a los tiempos énticos de este fansub.

Estos últimos episodios de Fune o Amu llevan el diccionario a puerto. Las relaciones humanas y las «técnicas» relacionadas no solo con la elaboración, sino con el trato a los «redactores», con la imprenta, con la necesidad de evitar errores serán los temas más tratados, obviamente entre otros (por ejemplo, la gratitud y lo lozanas que se mantienen las personas que se dedican a algo con intensidad…).

Una de las particularidades de muchas series de anime es la relevancia que se da al hecho de comunicar o no comunicar, del quedarse con algo no dicho o decirlo a medias y las complicaciones que derivan de ello; de la verguenza en manifestar los propios sentimientos… Mil peripecias, muchos episodios, tantas series y el equivalente a mil capítulos de Supercampeones se pueden producir por un simple “te quiero” no dicho a tiempo o por negarse a reconocer que alguien gusta a otro (o querer que el otro lo haga primero, ¿verdad Kaguya?). Además hay que contar con el límite cultural o linguístico que en Japón se percibe para externar los propios sentimientos (ah… id y leed este articulillo de la traductora… ). Estén o no presentes realmente los sentimientos que se quiere expresar, lo cierto es que además de la verguenza o de los límites culturales, a veces se encuentra uno con que la lengua se le queda corta para siquiera barruntar lo que experimenta. En esta serie se ha querido sondear precisamente el problema del vector de esa comunicación, es decir, las palabras. Y es que con el uso algunas veces las palabras que en sí serían justas, puede que nos parezcan poco o como lo intentará expresar Gabriel, un personaje de una novela muy famosa en mi país, Gracia y el forastero:
«¿Cómo puedo decir era bella, sin decir “era bella”, ni cómo puedo decir que su voz era tibia, sin decir: “su voz era tibia”? No es culpa mía que el uso haya reblandecido los adjetivos, que las palabras se hayan hecho débiles, o que los oídos se hayan puesto duros a ellas».
Y sí, soy un amante de las palabras yo también, Kishibe, por eso agradezco a todos los que me han ayudado a sacar adelante esta serie. Siempre es un placer trabajar con Rain (no nos abandones, ya te echo de menos…). También Elinne siempre tan precisa en sus qc, Conte en tiempos (bueno también Lolth si no recuerdo mal) y encode y esas cosas técnicas, Darky que nos hizo unos karas bien cuquis… Hago mías las palabras del profesor Matsumoto:
«Si hay algo más allá, planeo seguir recopilando palabras para ver si encuentro una que exprese más que la gratitud».
Arigató minna!

Descarga

http://www.danward.es/wp-content/uploads/2018/10/funetopic.pnghttp://www.danward.es/wp-content/uploads/2018/10/funetopic-150x150.pngHikkiEn ProcesoFune wo AmuUn carpetazo. En general acabar una serie es una celebración, fiesta, botellón, relajación general… Pero esto es Danward y aquí la pereza campea y en vez de fiesta, pues ya miramos al siguiente proyecto que va a durar más que la vida de la reina de Inglaterra… De hecho...Subtitulamos anime echándole valor